viernes, 29 de mayo de 2009

De los cambios

Ayer charlaba con un compañero de trabajo sobre la vida y las oportunidades que se presentan. Hablábamos de cómo los cambios, cuando necesarios, pueden ser provocados por uno mismo o, cuando el cambio es resistido pero también necesario, la vida se encarga de provocarlo de todas maneras.

Decía yo que la vida es un sistema que tiende a autorregularse, que cuando detecta algún tipo de desarreglo, lleva a la persona a controlarlo o se lo hace controlar de prepo. Que ninguna persona se encuentra en el lugar que está sin ser partícipe de la situación que lo comprende. Que si uno no está a gusto con algo, lo cambia, y que si no lo hace, es porque algo en esa circunstancia le cierra, le da alguna satisfacción.

En mi vida me encontré varias veces sin decidirme a resolver cosas que me molestaban o salirme de un lugar que ya no me cerraba. En los momentos que yo no me decidí, la vida se encargó de decidir por mí. Hoy sé que hubiera sido mejor tomar las riendas yo misma y corregir el rumbo por mi propia voluntad y no ser una mera observadora mientras el sistema se corregía solo.

Alguna vez les pasó? La vida alguna vez les corrigió el rumbo de prepo?

3 comentarios:

Eusebia Florestán dijo...

A mí me pasó hace más o menos un mes y medio... cuando juntó sus petates y se fue, mientras yo intentaba recopilar en mi cabeza la enumeración de razones por las que tomaba esa decisión, sin poder comprender.
Pasa... no hay que conformarse con mirar. Hay que vivir.
Un beso
Eusebia.

Paula Cautiva dijo...

Eusebia:
A mí también me pasó algo por el estilo, hace unos años, pero yo hacía un año que pensaba qué hacía con él... Mientras él se fue, me clavó con deudas y yo perdí la oportunidad de tomar la decisión y resolver mejor las cosas...

matilda dijo...

A veces las decisiones son tan difíciles, y la vida nos lleva tan por delante, que estaría bueno q la vida me hubiera corregido el rumbo...