sábado, 3 de mayo de 2008

De cuando la política me enferma

Ayer regresaba a Belgrano desde la oficina, pasando por el parque Thays, veo que están cambiando las veredas. Entre grandes carteles del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con la misma estética que usó Mauri en la campaña electoral, estaban arreglando veredas que no necesitaban para nada ese arreglo...

Casualmente en la semana en que toda la ciudad se despertó empapelada con afiches promoviendo el trabajo que el gobierno de la misma está llevando adelante.

Ahora yo me pregunto, cómo se decide la prioridad de los arreglos? Ya ni pregunto por las adjudicaciones a contratistas, eso descuento que es bastante oscuro. Pero arreglar veredas que no tienen nada de malo, eso es llegar a un nuevo nivel de bajeza.

Mauri: La vereda de mi casa, no la ve nadie, bue, solo mis vecinos y la gente que va al Club Harrods, entiendo que es casi una calle cortada, pero necesita arreglo, en serio. No será la gran vidriera de Av. del Libertador y Callao, pero está rota en serio.

A ver si de una vez por todas nos consideran a los ciudadanos de esta ciudad, en serio...

5 comentarios:

ale dijo...

ver veredas: nueva via al turismo politico. pero como, te arreglan la ciudad y te quejas? a las veredas mas perifericas llegaran. tarde. o temprano.

Paula Cautiva dijo...

No Ale, no llegan. NUNCA. La vereda de mi casa está rota hace siglos. Nunca nos dieron bola. Tanto es así que está tan hundida que el caño del pluvial está roto e innunda el sótano...
De Mauri nada me sorprende...
Esta noche empanadas y vino en casa, te vamos a extrañar.

ale dijo...

muy tarde entonces...

Siesta escandalosa dijo...

Prioridad no es lo mismo que necesidad. Me extraña, araña...
Esperá que se mude algún amigo del turno cerca de tu vereda y vas a ver que te cambian hasta las bombitas de luz de tu casa.

Siesta escandalosa dijo...

Ahora estamoe en turno K.
Los preceptores son bravos.