martes, 1 de diciembre de 2009

De los exorcismos...

Pensabas que ya habías superado todo. Estabas en un momento de tu vida en el que todo era perfecto: trabajo, amigos, amores... Y siempre es cuando tenés la guardia baja que llegan los golpes del pasado.

¿Cuándo estás segura/o de que olvidaste a alguien? Creías que ya no te molestaba ver su nombre escrito entre tus amigos de FB... Pero te equivocaste.

Y qué hacer cuando te das cuenta de que todavía duele? Duele cada vez menos, es cierto, pero duele. ¿Dejará de doler alguna vez?

Y por curiosidad buscás recetas para olvidar en internet, y te das cuenta de que poner una foto en un frasco, congelarlo y luego derretirlo no va a hacer nada por vos... Y te das cuenta del absurdo. Y querés ponerle una piedra encima al asunto y volver a cerrar las compuertas del pasado. Pero es demasiado tarde...

¿Qué te queda por hacer? Volver a olvidar otra vez. Y entender que los recuerdos no pueden hacerte daño. Que el poder de lastimar lo tenés vos. Que nada puede lastimarte si vos no dejás que te lastime.

Y volvés a respirar. Y a creer...

5 comentarios:

Romi Mac dijo...

si si.. aún respiro..cabeza en alto y a seguir..

Paula Cautiva dijo...

Breath in, breath out... repeat.

Leonardo dijo...

Perdón, chicas están asistiendo a un parto? respira! puja! puja!! jajajejejeje Va con cariño, hay que (tratar de) ponerle humor a la vida siempre. Un abrazo.

Paula Cautiva dijo...

Jajajaja, gracias Leo por el comentario. Es cierto, a veces las relaciones son como partos...

Leonardo dijo...

Interesante leer este comentario sobre "Nadie sufre por amor" en un blog que encontré por ahi:

http://www.igooh.com/notas/nadie-sufre-por-amor/