domingo, 13 de abril de 2008

De las sorpresas que nos deparan los viajes

Continuación de la salida del país a fin de año...

AU 25 de Mayo – Aeropuerto Pistarini
No me falla la intuición, va a paso de hombre, y está de bote a bote. Me relajo, ohm, ohm, escucho Tarde Negra en la radio y me digo que ya estoy de vacaciones. Una hora y media más tarde, llego a Ezeiza.

De repente me pregunto si acaso es 2001 de nuevo y se va todo el país al exterior: el último que apague la luz!!!!

Todo es una gran cola: querés cambiar plata, cola, querés tomar un café, cola, querés hacer el check in, no hay cola, claro, si llegaste 4 horas antes como yo, no. Pero la cola promedio en las demás aerolíneas son interminables, se cruzan, se confunden. No me sorprendería que un pasajero de America Airlines, vuelo a Houston, termine en Sydney.

Termino de despachar valija y me voy para migraciones. Paso los controles de aduana y me doy cuenta de que no declaré mi MacBook. Horror! Vuelta pa’tras y… sí, adivinó, oooootra cola. Larga, muy larga.

Servicio del Estado: Vísperas de Navidad, se va hasta el loro, y en el mostrador de Aduana, donde hacen la devolución de IVA y se declaran los electrónicos todo junto, hay tres empleados. Pero solo dos trabajan. Empezamos bien.

A medida que la cola se mueve tengo la oportunidad de ver en volumen, lo que gastan los residentes en el exterior, propios y ajenos, montañas de tickets, toneladas de ropa, accesorios, cuero, vacas enteras en sus valijas. Los locales declaran máquinas de fotos, laptops desvencijadas, ipods, laptops nuevecitas... Llega mi turno y me toca mirar en dónde está el serial de Bianca. Apple es tan detallista que no pone en ningún lugar visible el número de serie de la máquina. Con toda la cola detrás odiándome, tengo que encenderla y buscar el número en la manzanita, me explica la empleada. Parece que algunas personas la han tratado mal y se queja. Pobre tipa. Termino el trámite, felices fiestas, me voy...

4 comentarios:

Siesta escandalosa dijo...

Me encantan los que bautizan objetos. Mac Bianca cotiza en millas.

Paula Cautiva dijo...

Bianca es la última de mi colección de Macs. La primera fue Cleopatra. Era preciosa. Con forma de caja de pizza. Pero les pongo nombre a las Macs nada más. A la laptop del laburo no la nombro, porque para qué me voy a encariñar, si de un día para el otro se va de gira...

meki dijo...

Yo conocí a Cleopatra! Era realmente un beshesor.

Paula Cautiva dijo...

Cleopatra dio muchas horas de placer informático... Cleopatra y luego CleopatraII. Mis Macs siempre han sido bautizadas y fueron siempre hermosas...